Michelle Obama entrega el Oscar a la Mejor Película: encuentre las 7 diferencias

michelle-obama-oscars-520x447

De porque Michelle Obama puede salir a entregar un premio de cine y dar la sorpresa agradable de la noche y porque no puede imaginarse una cosa así en España es de lo que me gustaría versase este post. Y es que la imagen política del actual Gobierno de Estados Unidos es casi impecable, de diez.

Ha pasado apenas una semana desde la gala de entrega de los premios de la Academia de Cine Española, los Goya y mostró de manera inequívoca al mundo como la pelea entre el mundo de la cultura y el Gobierno del país es abierta, sin tregua y con algunos puntos grotescos que no dicen nada bueno. Asistió el Ministro de Cultura, que sabía lo que iba a suceder y trasmitió un desdén extraño, potenció su lado más cínico dando una imagen de “me va la marcha”…extraña. No podemos imaginar ni de lejos un asunto como la aparición de anoche de la Primera Dama de Estados Unidos otorgando un Oscar. ¿Son más amables con la cultura en Estados Unidos que en España? Probablemente a nivel de políticas activas: no. Sí tienen la peculiaridad de tener un sistema de financiación de partidos que ha permitido que de manera legal las grandes productoras financien abiertamente a partidos. Y efectivamente, la balanza ha sido mayoritariamente pro Partido Demócrata. Aún así, la relación entre Hollywood y el Gobierno, no siempre fue buena, recordemos la caza de brujas de McArthy, que nada tiene que envidiar a la censura total española de aquellos años. Sin embargo, ha dado siempre la impresión Hollywood de trabajar dentro de la maquinaria de unidad ante los intereses del país. O ¿no nos quedo claro en los 80 a todos que los malos eran los comunistas y en los 90 los árabes?…Hollywood ha ficcionado hasta la saciedad con bases y mensajes reales. Aún así, detrás de este baile concertado existe un sentido del patriotismo – que no de nacionalismo- que no hace extraño ni carne de parodia que un director o actor se pronuncie sobre lo que cree que es mejor para su país.

Si a esta base le sumamos, una campaña de imagen del Presidente Obama que roza lo perfecto, tenemos a una primera dama dando un premio importante entre aplausos del mundo de la cultura. No es cinismo, es imagen política de diez. Tomen nota y empiecen por hacerse las preguntas, quien corresponda.

Más: Michelle Obama mueve sus caderas

Anuncios